Prensa

 

La inmunoterapia podría salvar las vidas de los casos más graves de COVID-19.

 

En las últimas dos décadas han brotado tres coronavirus con una frecuencia de aproximadamente diez años. En 2002 surgió el SARS, cuya estructura es 80% similar al actual virus, y en 2012, el síndrome respiratorio de Oriente Medio, conocido como MERS. «En los otros coronavirus la difusión era amplia con una mortalidad de hasta el 30%, pero esas epidemias se contuvieron más rápido», afirma África González Fernández, presidenta de la Sociedad Española de Inmunología (SEI).

Para avanzar en el tratamiento del coronavirus, la SEI ha puesto en marcha un estudio multicéntrico que busca tener a final de semana una «foto» de la «situación inmunológica de los pacientes en España». Se han seleccionado a 20 de cada hospital para tomarles 29 parámetros, desde la edad y el sexo hasta las citocinas y las células linfocitarias.