Prensa

 

El bloqueo profiláctico de TNF potencia la eficacia y reduce la toxicidad de la inmunoterapia.

 

El estudio plantea un nuevo abordaje terapéutico del cáncer que disocia la eficacia y la toxicidad del tratamiento combinado con ipilimumab y nivolumab en modelos animales. Esta investigación, dirigida por científicos del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) y de la Clínica Universidad de Navarra (CUN), demuestra que el bloqueo profiláctico del factor de necrosis tumoral (TNF) durante la inhibición de los puntos de control (checkpoint) PD-1 y CTLA-4, previene efectos adversos y mejora la eficacia de esta terapia contra el melanoma. Los resultados del trabajo están publicados en el último número de la revista Nature.

“En este estudio hemos identificado que la función inmunorreguladora de TNF es prescindible y, en cierta medida, dañina para la actividad antitumoral de esta inmunoterapia dual”, explica Ignacio Melero, investigador senior del CIMA y codirector del Departamento de Inmunología de la CUN. “Nuestro hallazgo del bloqueo profiláctico de TNF durante la inmunoterapia nos permite ajustar mejor las dosis de la medicación y conseguir así una eficacia antitumoral más robusta”, añade Pedro Berraondo, investigador del CIMA. Un 40% de los pacientes con cáncer tratados con inmunoterapia sufren serios efectos secundarios.